Villa Pehuenia

Villa Pehuenia, aldea de montaña, situada a la vera de los lagos Aluminé y Moquehue, en medio de elevados picos montañosos de origen volcánico; ofrece al visitante toda su belleza, la hospitalidad de su gente y la calidad de sus servicios, para que su estadía sea plenamente placentera en las cuatro estaciones del año.

Las excursiones a caballo, en 4×4, a pie o en bicicleta; por senderos, por bosques, por cerros y montañas; son un deleite para los visitantes curiosos, para los amantes de un paisaje natural y también para los aventureros.
Los lagos invitan a vivirlos, a recorrerlos y a disfrutar de sus aguas puras y cristalinas, que junto a la cordillera de los Andes como marco permanente conforman una postal única.
Los fanáticos de la pesca encuentran en Villa Pehuenia el ambiente ideal por la excelente calidad de lugares propicios para la práctica de este deporte en todas sus variantes .
Es imperdible el cerro Batea Mahuida, antiguo volcán patagónico, grandioso e imponente. Recorrerlo nos acerca verdaderamente a las nubes, nos introduce aún más en la cordillera y va ofreciendo a nuestra vista un paisaje de ensueño con montañas, volcanes extintos y en actividad, lagos con islas, ríos y bosques de araucarias.

En invierno funciona aquí un parque de nieve creado y administrado por la comunidad mapuche Puel. La nieve es excelente y abundante, ideal para la práctica del esquí y snowboard, pasear en moto de nieve o caminar con raquetas. Para los momentos de descanso, se ofrecen deliciosas comidas caseras en el refugio.
El circuito Pehuenia, de altísima calidad paisajística, se despliega a lo largo de 130 km recorriendo los lagos Aluminé (cabecera norte del Corredor de los Lagos Patagónicos), Moquehue, Ñorquinco, Nompehuen, Pulmari, Laguna de los Giles, rio Aluminé, rio Litrán, los cerros Batea Mahuida, Bella durmiente, Mocho, Teta, Impodi, entre otros.

A cada paso la naturaleza nos atrapa con su belleza, y así se descubren cascadas, islas, penínsulas y bahías, bosques de araucarias, lengas, ñires y coihues; y asentamientos poblacionales mapuches que contribuyen con su presencia al encanto del paisaje y a la riqueza cultural del lugar.